Si el objetivo es no arriesgar capital, minimizar costos de instalación, tener amplio espectro de acción para las actividades, contacto permanente con los proveedores y los clientes, mantener orden en las operaciones, la opción más adecuada es una oficina virtual

Cada día la tecnología esta invadiendo los espacios y las personas se ven inmersas en cambios de paradigmas, de esquemas y de procedimientos, de manera constante.

Tales cambios, ha incidido en la manera de cómo organizarse de manera funcional o lo que es lo mismo de manera eficientemente operativa, lo cual implica una correcta utilización de los recursos de los que disponemos para cumplir con nuestras actividades.

Pero qué sucede en la practica, cuando empezamos por el medio en lugar de comenzar por el principio?;  o salimos apresurados a visitar clientes que debimos hacerlo el día anterior; contestamos los emails con retraso o no se cumple con la campaña de contactos del día. Esos son signo de ir transitando hacia el fracaso operacional.

La informática ha desarrollado herramientas o aplicaciones que vienen a resolver en parte, tales situaciones, no son la panacea, pero facilitan la organización de tareas, brindando la capacidad para operar eficazmente en la era digital. Las empresas que han aplicado estos desarrollos tecnológicos se denominan empresas digitales. Es decir, una empresa digital es la que usa las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) para competir, que utiliza las tecnologías para diferenciarse, las aprovecha para liderar el escenario en el que compiten, para vender más, para ser más eficiente, para llegar a mercados a los que de otro modo no tendría acceso.

Como parte de tales herramientas informáticas, se encuentra el nicho referido a las oficinas virtuales, las cuales permiten el contacto entre un proveedor y sus clientes de una forma directa y rápida, sin intermediarios. Quién no ha lidiado con una oficina virtual en la web? Desde prestadores de servicios, tiendas on line, instituciones bancarias, entes gubernamentales, entre otras.

Una oficina virtual viene a ser un espacio virtual (Internet) en el cual se prestan servicios y se llevan a cabo actividades, que normalmente se realizan en las oficinas convencionales, y que en la actualidad, es tendencia migrarlas al ámbito de las oficinas virtuales.

La mayoría de los organismos públicos y grandes empresas son lideres en esto aspecto, pues ya, ofrecen, insertos en sus paginas o portales webs, servicios virtuales a sus clientes, proveedores y empleados, para aprovechar las diversas utilidades que sustituyen o complementan los canales tradicionales de comunicación en el acceso a información y en la prestación de servicios.

En vista de lo anterior, Consorcio HIVE ha estado trabajando para brindarle a las empresas un centro de negocios o co-working, que permitirá minimizar costos de estructura, ya sea, una grande, mediana o pequeña empresa, de emprendedores o autónomos. Este centro consiste en la creación de una comunidad de oficinas virtuales, las cuales, están desarrolladas para satisfacer las necesidades de todos  y es un servicio sin fronteras. Esto significa que cuando una persona utiliza este tipo de servicio puede, sin problemas, gestionar su empresa desde cualquier parte del mundo y a cualquier hora.

Así que, si el objetivo es no arriesgar capital, minimizar costos de instalación, tener amplio espectro de acción para las actividades, contacto permanente con los proveedores y los clientes, mantener orden en las operaciones, la opción más adecuada es una oficina virtual

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *